Blog

Artículos relacionados a la comunidad peruana en Japón.

HomeBLOGComunidadMostrando artículos por etiqueta: comunidad

PRINCIPIOS QUE RIGEN LAS RELACIONES INTERPERSONALES

Si queremos mantener buenas relaciones interpersonales o relaciones sociales adecuadas, necesitamos poner en práctica ciertas reglas o principios básicos y fundamentales de convivencia.

Hay muchísimos elementos que podemos tomar en consideración si queremos mantener relaciones interpersonales adecuadas, pero existen aspectos que tienen mucha más importancia que otros para conseguir este fin. A continuación presentamos los principios indispensables para tener relaciones interpersonales que favorezcan y permitan una mejor convivencia social:

1. Principio de verdad.

Para todos resulta realmente desagradable que alguien nos mienta. La mentira es una de las cosas que más nos disgusta y nos desagrada.

De nada serviría el diálogo si no se pusiera en práctica el principio de la verdad, razón por la cual afirmamos que la verdad es uno de los principales fundamentos en las relaciones interpersonales y sociales.

Si no se practica la verdad, la convivencia entre los hombres llegaría a ser desordenada y no correspondería adecuadamente a la dignidad humana.

El mundo jamás llegaría a tener orden ni paz si no se practicara la verdad.

La mentira no puede justificarse en ninguna manera, ya que la verdad es un principio para las relaciones interpersonales. La mentira no se puede admitir como medio legítimo para alcanzar los propios fines, pues todos merecemos y nos sentimos complacidos cuando los demás son sinceros con nosotros y nos hablan poniendo en práctica el principio de la verdad.

2. Principio de justicia.

Este principio sirve para la construcción y práctica del orden. Si respetamos los derechos de los demás y cumplimos con las obligaciones que nos corresponden, llegaremos a tener una buena convivencia social.

Al hablar de justicia, siempre encontraremos dos elementos que interaccionan a cada momento: LOS DERECHOS Y LAS OBLIGACIONES O DEBERES.

Antes de exigir nuestros derechos tenemos que reflexionar en el grado de cumplimiento que hemos tenido de nuestros deberes.

Algo que también es de gran importancia en este tema de la justicia es el principio de igualdad de todos los hombres ante Dios y ante las leyes humanas. No se puede ofrecer mayor o menor justicia en base a la situación económica, política y social, pues ante Dios y ante los hombres gozamos del principio de igualdad, donde no se debe tener preferencias injustas de ningún tipo.

3. Principio de amor.

Podemos afirmar que el amor es una constante vivificadora. En el amor se manifiesta el perdón, la comprensión, la solidaridad, etc. Con esto se deja fuera todo tipo de rencor y resentimiento hacia otros. Es por ello que se dice que lo que no puede ser alcanzado por la justicia, debe ser obtenido por el amor.

Gracias a este principio, se deja fuera todo tipo de odio y de temor, permitiendo una convivencia social con bases sólidas y duraderas.

El amor es definitivamente el pilar fundamental de la buena convivencia, pues con ello mostramos verdadero interés por las necesidades de los demás y respetamos sus derechos, haciéndolos valer por amor y no simplemente como una mera obligación.

4. Principio de libertad.

Este principio es muy importante debido a que todos los hombres tenemos derecho a la propia responsabilidad y dirección de nuestras acciones. Si esto no fuera así, estaríamos destruyendo al hombre como persona, convirtiéndolo en una máquina programada para hacer algo pero sin verdaderamente decidirlo.

CN-ASPEJA

Publicado en Comunidad

GUÍA BÁSICA PARA EL RETORNANTE PERUANO 2014.
Para los connacionales interesados una Guía informativa que ayude a una mejor comprensión.
DESCARGA FORMATO PDF:http://www.adrive.com/public/H6MEc3/guia_basica_retornante_peruano_2014.pdf

Para la visualización del formato PDF descarga aquí el programa gratis. :http://get.adobe.com/es/reader/

Publicado en Comunidad

Por Miguel Fujita

Hace más de veinte años que los peruanos plantamos, sin querer y al descuido, una semillita en estas lejanas tierras, al otro lado del mundo. Y fíjese, cómo ha pasado el tiempo, la simiente fructificó en un árbol y a éste le crecieron tiernos bulbos hasta que, por fin —¡oh, maravilla! —, la fruta cedió al peso de su volumen y cayó de madura; que el fruto sea comestible o no, eso es otro asunto que no viene al caso.
Publicado en Comunidad